Una vez definidos el concepto y las necesidades a abordar, procedemos con la elaboración de los proyectos técnicos, en el que todos los elementos y circunstancias de la obra queden perfectamente definidos. Gracias a la aplicación de la metodología BIM, conseguimos una gran optimización y eficacia en su posterior ejecución en obra.